Terapia Ocupacional

La Terapia Ocupacional especializada en pediatría y educación, se encarga de la prevención, diagnóstico funcional y tratamiento de las ocupaciones diarias de los niños o adolescentes para incrementar la función independiente y mejorar el desarrollo de los niños que presentan dificultades en su desempeño diario.

Para que un niño desempeñe una tarea funcional, tal como: colocarse los zapatos, atarse los cordones, escribir al ritmo de sus compañeros en clase, existen habilidades subyacentes que son prerrequisitos para que el niño logre el resultado esperado.

Por lo que el terapeuta ocupacional tiene como objetivo proporcionar el desarrollo de habilidades y competencias de personas con y sin discapacidad para su adaptación al medio educacional y social.

Así mismo incluye la adaptación de las tareas o el ambiente para lograr la máxima independencia y mejorar la calidad de vida.

Algunas de las dificultades o trastornos que se abordan son:

La disgrafía

La disgrafía evolutiva se define como las dificultades en el aprendizaje inicial de la escritura sin que existan razones que expliquen dicha dificultad, por lo que la disgrafía evolutiva se da en niños/as inteligentes, con una adecuada escolarización, y sin ningún otro tipo de discapacidad o dificultades en los procesos perceptivos y/o motores.

Suele aparecer en torno a los 6-7 años, que es cuando aparecen los errores escritores. Antes se puede hablar de predisgrafía 4-5 años en aquellos niños con alteraciones perceptivo motrices, debido a su inmadurez y/o a otras funciones neuropsicológicas implicadas.

En casos de pre-disgradía (de 4 a 6 años) los niños pueden mostrar:

  • Dificultad o rechazo a actividades de dibujo/pintura.
  • Dificultad en coger el lápiz de forma adecuada.
  • Cambia constantemente el lápiz de mano.
  • Se cansa muy rápidamente ante tareas escolares.
  • Dificultad en las habilidades de motricidad fina (coger objetos pequeños, pegar pegatinas, abotonarse…).
  • Mucha dificultad en aprender las formas de las letras y los números, realiza las letras o los números al revés de forma constante así como dificultad o incapacidad para realizar las formas geométricas de la edad, etc.

Algunos niños no logran superar esta etapa y desarrollan una disgrafía con características propias.

Los niños que padecen disgrafía (a partir 7 años) pueden presentar:

  • Una escritura ilegible. Alteración en la forma de las letras.
  • Rigidez de la escritura, presiona el lápiz con demasiada fuerza sobre el papel.
  • Fatiga muscular, se le cansa rápidamente la mano.
  • Muchas inversiones en las letras o no espaciar correctamente las palabras.
  • Escribe mucho más lento que el resto de compañeros.
  • Dificultad en la estructuración espacial.
  • Grafismo suelto, con escritura irregular pero con pocos errores motores.
  • Impulsividad escritura poco controlada, que da como resultado letras difusas, deficiente organización de la página.
  • Inhabilidad que provoca una escritura torpe, la copia de palabras plantea grandes dificultades.
  • Lentitud y meticulosidad, escritura muy regular, pero lenta, se afanan por la precisión y el control.
  • Dificultad en concentrarse en el contenido de la escritura debido al esfuerzo que el niño ha de realizar en la mecánica de la misma.

 

Dispraxia

La dispraxia del desarrollo, se le conoce con diferentes nombres: trastorno del desarrollo de la coordinación, dificultad del aprendizaje motor o dificultad en la planificación motora. Se trata de una condición cerebral que dificulta organizar las sensaciones del propio cuerpo, planear y coordinar movimientos físicos. Se llama del desarrollo porque el problema se inicia en una etapa temprana de la vida del niño y se mantiene a lo largo de su vida.

La dispraxia puede afectar el desarrollo de las habilidades motoras gruesas como caminar y saltar. También puede afectar las habilidades motoras finas, como los movimientos de la mano necesarios para escribir con claridad, utilizar cubiertos o abotonar camisas, puede afectar actos verbales (ciertas disartrias…), y a a la parte ideatoria (no ejecutar con orden tareas de varios pasos, ponerse la ropa con secuencia errónea…).

Los niños afectados de este trastorno tienen que esforzarse mucho para hacer las tareas relacionadas con el movimiento que el resto de niños las hacen de forma automática, eficaz y sin prestar atención. Además al no lograrlo con el mismo éxito, puede provocar frustración y rechazo a realizar  dichas actividades.

Señales en infantil

  • Dificultad para sostener y usar los cubiertos.
  • Se le caen los objetos de las manos con mucha frecuencia.
  • Dificultad en lograr los hitos del desarrollo.
  • Dificultad para entender cómo sostener un recipiente y extraer la comida con el cubierto.
  • Dificultad para aprender a pedalear o conducir un triciclo o una bicicleta con ruedas de entrenamiento.
  • Dificultad para lanzar o recoger una pelota.
  • Jugar de forma brusca, tropezarse muy a menudo, caminar chocándose muy a menudo con los objetos de alrededor.
  • Dificultad para hacer movimientos con las manos y acciones que acompañan a canciones.

Señales primeros cursos de primaria

  • Dificultad para jugar con bloques, realizar puzles o rompecabezas.
  • Dificultad en la escritura o dibujo, les cuesta realizar bien la pinza con el lápiz.
  • Dificultad para vestirse en el orden o secuencia adecuada.
  • Torpeza para usar las tijerasy recortar con precisión.
  • Tropezar con personas o cosas y caerse a menudo.
  • Dificultad o imposibilidad para abotonarse la ropa y usar cremalleras.
  • Aprender con lentitud a montar una bicicleta sin ruedines o no aprender nunca.
  • Dificultad para saltar con los dos pies o con un pie.
  • Dificultad en actividades en las que se deben usar las dos manos.
  • No trazar las letras correctamenteni separarlas debidamente sobre la línea.
  • Dificultad con las rutinas de cuidado personal, como vestirse y cepillarse los dientes.

Señales en la preadolescencia y adolescencia

  • Presentar signos de disgrafía (explicados anteriormente)
  • Dificultad para alinear las columnas en los problemas de matemáticas.
  • Dificultad para imitar movimientos en la clase de gimnasiao en deportes.
  • Tropezarse con las personas con frecuencia.
  • Dificultad con tareas visoespaciales, como mover las piezas en un tablero de juegos.
  • Dificultad con rutinas básicas, como organizar la mochila.
  • Dificultad con los aspectos visoespaciales de las matemáticas, como la geometría.
  • Dificultad para abrir la cerradura de un casillero o usar un candado de combinación.
  • Evitar o tener dificultad para enviar mensajes de texto o teclear.
  • Dificultad para preparar comidas simples como un sándwich.
  • Dificultad para aprender a conducir (maniobrar un volante o calcular distancias, como qué tan cerca está un auto cuando cambia de carril).
  • Evitar actividades como los deportes o bailar.

Entrenamiento en Actividades Básicas e Instrumentales de la Vida Diaria (AIVD)

Desde el servicio de Terapia Ocupacional se  realizan entrenamientos  Actividades Básicas e instrumentales de la vida diaria para niños o adolescentes con algún tipo de diversidad funcional  (síndrome de down, Síndrome X-frágil, Trastorno del espectro autista,  parálisis cerebral, etc ) o sin ella que muestran problemas para ser autónomos en su día a día debido a la  dificultad en las siguientes áreas:

Actividades Básicas de la vida diaria (ABVD) son aquellas orientadas al autocuidado cotidiano:

 

  • Baño / ducha.
  • Vestido.
  • Comer
  • Alimentación.
  • Movilidad funcional.
  • Higiene personal y aseo.
  • Dormir / descanso.
  • Higiene del inodoro.

Las Actividades Instrumentales (AIVD) engloban actividades más complejas donde se requiere interacción con el medio y la capacidad para tomar decisiones y resolver problemas.

  • Capacidad para usar el teléfono y los sistemas de comunicación de forma adecuada
  • Capacidad para comprender el concepto y manejo del dinero
  • Organización y planificación de tareas del día a día
  • Comprensión y utilización del medio de transporte
  • Capacidad de realizar compras básicas de forma independiente
  • Movilidad en la comunidad, lectura de mapas y solución de problemas ante pérdidas.

 

Tratamiento Terapia Ocupacional

En el servicio se inicia con una valoración en la que se examinan todos los elementos que puedan provocar esta serie de problemas, como son: la destreza manual, destrezas visuales y perceptivas y las habilidades  cognitivas (atención, planificación, organización, etc). Esta valoración se realiza en la primera sesión, con duración de 1 hora o 45 minutos, dependiendo de la edad del niño.

A partir de aquí se encontrar  dónde radica la base del problema y se establece un plan de tratamiento en el que se especifican los objetivos a corto y largo plazo. Este plan de tratamiento se realiza junto a la familia, ya que es vital que comprenda el proceso para su mayor participación.

Las sesiones se realizan de forma semanal, con una duración de 45 minutos. Se trata de forma lo más lúdica posible, con material y actividades adaptadas a los intereses del niño para lograr la mayor participación.

No se debe olvidar que en cualquier tipo de dificultad explicada anteriormente es primordial actuar cuanto antes sea posible, ya que la efectividad del tratamiento será más efectiva cuanto antes se inicie.